Stella Dechen y Alexander Khawa

Stella Dechen nació el 14 de enero de 2011, Alexander Khawa nació el 9 de enero de 2013 ambos provienen de una mezcla peculiar entre Islandia, España y el Tíbet.
Mami y Papi intentarán ir recopilando anecdotas de nuestra vida aqui y allá....

Tuesday, November 17, 2015

China y el Tíbet

Los Pequenos Buddhas Islandeses han estado recorriendo el continente asiático durante este otono.
Nuestra entrada de hoy se centrará en China y el Tíbet y nuestra anéctodas y consejos por si un día queréis emprender el mismo viaje.
En agosto estuvimos mirando billetes de avión y descubrimos que la ciudad más barata para llegar a China y luego poder acceder al Tíbet era Chengdú, encontramos billetes con British Airways por 400 euros ida y vuelta desde Barcelona (lo cual fue perfecto para visitar a la familia de Barcelona).
El visado fue relativamente fácil en Islandia a pesar de nuestro temor de que nos lo denegaran, fue concedido en 3 días y nos costó unos 200 euros para los cuatro (aunque se de buena mano que el tiempo de espera es más largo en otros países).
Cosas que nos llevamos: panales, leche en polvo y algunos snacks occidentales para los ninos.
El vuelo fue bastante bien, british airways nos ofreció un excelente servicio de comida a bordo y películas y juegos para los ninos.
La llegada a Chengdú fue graciosa, obviamente yo era la única rubia de ojos azules y la gente le hacía muchas fotografías a los ninos (Kunsang me traducía que la razón era porque se pensaban que los ninos eran famosos porque tenía lo mejor de Europa y lo mejor de Asia).
El motivo de nuestro viaje era el reencuentro con la familia de Kunsang despues de 15 anios sin verse, reservamos habitaciones en un "hotel 5 estrellas" para el gran reencuentro: el hermano mayo de Kunsang nos vino a recoger al aeropuerto, se abrazaron, se besaron y lloraron despues de muchos anios. Cuando llegamos al hotel toda la familia nos estaba esperando fuera (el gerente del hotel no les había permitido la entrada por ser tibetanos a pesar de que el hotel se llamaba Hotel Tibet -este fue el primer golpe de realidad para mi sobre la situación de los tibetanos en China- pero no dejamos que eso nos fastidiara el reencuentro.
Los abrazos y besos fueron en orden de edad, el padre era el primero en abrazar al hijo mientras todos nos rodeaban con telas de seda blanca llamadas Khatas, abrimos millones de regalos, nos vestimos con trajes típicos y las hermanas nos prepararon comida tibetana.
Stella Dechen se adaptó muy bien al ambiente, enseguida empezó a comer con palillos y comida absolutamente todo lo que los demás comían, Khawa en cambio fue más exigente  (como su madre) sólo comíamos arroz blanco o pan al vapor.
Después de la mala experiencia en un Hotel de cinco estrellas decidimos trasladarnos a la comunidad tibetana en Chengdú, los precios fueron 10 veces más barato y la comida estaba buenisima.
Entre todos decidimos hacer una ruta de peregrinación a diferentes zonas de Sichuan de importancia religiosa, el Buddha Gigante, Monte Emei... Nos levantamos a las 4 de la madrugada y caminabamos todos juntos recorriendo templos, monasterios y lugares sagrados, fue una parte del viaje muy emocionante pero también agotador para los ninos.
La última etapa del perenigraje era en Pekín lo cual implicaba 27 horas de tren y decidimos que en vez de invertir tiempo en esa zona preferíamos ver las zonas rurales del Tíbet.
Conseguir un visado para Lhasa no es tarea complicada si no tienes un nombre tibetano, si tienes un nombre tibetano entonces la situación puede ser muy delicada dependiendo de la tensión política del momento. Tras muchos intentos fallidos decidimos no intentar entrar en Lhasa donde si necesitas visado y guía e ir a la zona rural de Kham.
Kunsang es de Kham  y aunque ya no queda casi nadie de su familia allí fue precioso ver su lugar de procedencia.
 Nuestra segunda parte fue Tailandia, pero será en otro post :)



3 comments:

  1. Qué viaje más especial Erna! Me alegro muchísimo por vosotros, sobre todo por Kungsang, tuvo que ser una pasada! Un besote grande, qué guay volverte a leer!

    ReplyDelete
  2. Pedazo de viaje! Y qué guapos están los niños, cómo crecen, es brutal! Espero la segunda parte! :)

    ReplyDelete
  3. Hermoso viaje y sobre todo la felicidad de Kunsang reencontrarse con su familia y que los abuelitos conoscan a los nietos, para ti conocer a tus suegros y cuñados, disfrutar de un maravilloso viaje que les dio felicidad a tu bella familia .

    ReplyDelete